Trikonasana: la postura del triángulo extendido

En este asana el cuerpo toma la forma de un triángulo extendido, lo cual da un intenso estiramiento al tronco y las piernas, tonificando ligamentos y mejorando la flexibilidad.

Significado
Utthita en sánscrito quiere decir “extendido”
Tri quiere decir “tres”
Kona indica un ángulo de apertura.

Indicaciones
– Separar las piernas un poco más del doble ancho de la cadera.
– Distribuir el peso equitativamente sobre las dos plantas de los pies.
– Tomando la cadera, girar el pie derecho a 90 y el pie izquierdo girarlo levemente hacia la derecha.
– Elevar los brazos hasta la altura de los hombros y avanzar con el torso hacia la derecha. Mantener piernas firmes.
– Exhalando, bajar y apoyar la mano en la pierna o en el suelo. Estirando el otro brazo hacia el techo.
– Estirar dedos de las manos y de los pies.
– Mirar hacia arriba, llevando la cabeza levemente hacia atrás para alinear cervicales con el resto de la columna.

Variantes
Esta postura también se puede practicar:
1) Apoyando la espalda y los talones sobre una pared, para asegurarse de bajar bien alineados.
2) Apoyando la mano que está abajo sobre un taco de madera o sobre el asiento de una silla plegable.
3) La mano que va extendida hacia arriba puede estar sosteniendo una soga enganchada a la pared o tomando la cadera.

Contraindicaciones
Si sufrís de mareos, vértigo, o presión alta, es mejor mirar hacia el suelo en la postura final y no levantar la cabeza. Si tenés alguna enfermedad cardíaca es mejor practicar esta postura apoyándote en la pared y mantener el brazo que va extendido hacia arriba, apoyado sobre la cadera, descansando.

Aprendé a autocorregirte
– Siempre hay que bajar hacia el costado, como si se estuviera entre dos paredes. Manteniendo la alineación de la cadera y de los hombros. Ambos brazos tienen que estar en la misma línea (mano, codo, hombro en línea recta).
– Si se traza una línea imaginaria desde el centro de la rodilla hacia el pie, la misma debe desembocar en la línea media del empeine.
– Si se traza una línea imaginaria desde el talón derecho hacia atrás, la misma debe desembocar en el arco del pie izquierdo.

Beneficios
– Alivia los problemas estomacales (gastritis, indigestión, acidez y gases).
– Brinda flexibilidad a la columna.
– Alivia el dolor de espalda.
– Corrige la alineación de los hombros.
– Ayuda a tratar las lesiones en las cervicales.
– Masajea y tonifica la zona de la pelvis.
– Fortalece los tobillos.
– Reduce los dolores menstruales.