Sarvangasana

Para el final del invierno y la entrada de la primavera elegimos una postura que equilibra el Dosha Kapha: humedad, frío y pesadez. Este Dosha se encuentra regido por el agua y la tierra y, de acuerdo con la medicina Ayurvédica, ésta constitución predomina a finales del invierno y a principios de la primavera.

Esta asana te ayudarán a acrecentar el fuego interior y remover los excesos de ésta estación. A disfrutarla!

Sarvangasana (postura de la Vela)

Sarva en sánscrito significa todo, completo, y asana significa postura. Entonces, literalmente significa «Postura Completa».

Técnica

-Acostarse de espalda, con mentón hacia la garganta (para acomodar vertebras cervicales)

-Brazos estirados con palmas de las manos en el suelo, al lado de las caderas.

-Se flexionan las piernas acercando las rodillas lo más posible al abdomen

-Brazos apoyados a los lados del cuerpo con palmas delas manos hacia abajo.

-Levantar  la cadera hasta lograr una posición en la que el cuerpo esté apoyado solamente en la cabeza, el cuello, los brazos y hombros.

-De esta posición se llevan las manos hacia la espalda sin despegar los codos del piso.

-Son los codos, los hombros, el cuello y cabeza las únicas partes del cuerpo que tienen contacto con el piso, teniendo flexionado el cuello de tal manera que el mentón está tocando el pecho.

-A partir de esta posición se empiezan a extender las piernas hasta tenerlas totalmente estiradas hacia arriba.

Beneficios

-Estimula la tiroides otorgando equilibrio hormonal

-Estira los hombros y el cuello

-Reduce la fatiga y alivia el insomnio

-Genera una buena circulación de la sangre y la linfa

-Mejor la oxigenación de todo el cuerpo

-Mejor la digestión y tránsito intestinal

-Mejora la  coordinación del sistema nervioso

-Otorga más flexibilidad vertebral

-Mejora la memoria y creatividad (debido al aumento de la circulación en el cerebro)

Contraindicaciones:

  • Menstruación
  • Presión alta
  • Infección en los oídos
  • Desprendimiento de retina

Variantes:

Se requiere de una gran tensión y fortaleza muscular para hacer que el cuerpo asuma una posición totalmente vertical. De no tenerla practicarla desde la pared para ir fortaleciendo los músculos y el registro de la postura.

Realizarla con las piernas verticales y extendidas contra la pared e ir subiendo la espalda desde el empuje de los pies y las piernas hacia la pared. Mantener los pies en pared, si no hay suficiente fuerza muscular para sostener la espalda recta. Las manos se apoyan en la zona lumbar y poco a poco se deslizan hacia la zona dorsal

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *