Salabhasana

El saltamontes o salabhasana en sánscrito.

Forma parte del grupo de posturas de arqueamiento o extensión y son de naturaleza expansiva.

Al trabajar contra la gravedad, requieren fuerza y energía.

Al abrir el pecho y animar la inhalación, esta postura estimula una actitud de apertura hacia la vida.

BENEFICIOS

  • Fortalecimiento de la musculatura que rodea la columna vertebral, los glúteos, la parte posterior de las piernas y de los brazos.
  • Se tonifican y fortalecen los músculos de la espalda.
  • Se descongestionan y alargan las raíces nerviosas motoras.
  • Se estira la musculatura abdominal al mismo tiempo que se estimulan los órganos abdominales, facilitando la digestión.
  • Los nervios que se encuentran entre los espacios intervertebrales se descomprimen. Esto beneficia todo el cuerpo, ya que estos nervios irradian hacia todos los órganos y músculos.
  • La práctica equilibrada de flexiones hacia atrás y hacia delante puede corregir defectos posturales y desequilibrios neuromusculares o de la columna vertebral

INDICACIONES

  • Estirate boca abajo con los brazos a los lados del tronco y la frente contra el suelo. Junta los dedos gordos de los pies para rotar los muslos hacia dentro y activa los glúteos de manera que el coxis presione hacia el pubis.
  • Al exhalar levanta la cabeza, la parte superior del torso, los brazos y las manos, alejándolos del suelo. Mantendrás el apoyo en las costillas inferiores, el vientre y la parte frontal de la pelvis. Activa los glúteos y presiona hacia los talones para estirar la parte posterior de las piernas. Mantén los dedos gordos de los pies unidos.
  • Levantá los brazos de manera que queden en paralelo respecto al suelo y estira activamente hasta los dedos de los pies. Imagina que hay un peso presionando por atrás sobre la parte alta de tus brazos y haz fuerza hacia el techo en oposición a esta resistencia. Presiona firmemente tus omóplatos hacia atrás.
  • Lleva la vista hacia delante o ligeramente hacia arriba, sin levantar en exceso el mentón de manera que no generes molestias en la zona cervical.
  • Mantén la postura de salabhasana entre 30 segundos y 1 minuto. Después déjate ir de nuevo hacia el suelo con una exhalación. Siente una cuantas respiraciones y repite el proceso una o dos veces más si lo deseas.

CONTRAINDICADO​: ​Dolor lumbar o en alguna otra parte de la columna.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *