Navasana

Bienvenido Invierno! Te compartimos algunas propuestas que nos trae la naturaleza para estos meses. Con el deseo de que podamos resonar con ella.
.
El elemento que representa el invierno es el Agua y su energía fluye, enfría e hidrata hacia abajo con suavidad y a la vez potencia. La Naturaleza se ralentiza y descansa para prepararse y resurgir con fuerza en la primavera. Es la estación de la sensibilidad y recogimiento, de tranquilidad e introspección, los días son cortos y a menudo nublados, sentimos la necesidad de descansar, de abrigarnos y mantenernos en el hogar. 
.
El frío, las inclemencias del tiempo y la mayor duración de la oscuridad, invitan a mirar hacia nuestro mundo interno, es por ello que podemos proponernos recuperar un espacio interior de conexión con nosotros mismos y soltar nuestra identificación con algún aspecto limitado de nuestro ser, como la inseguridad, la distracción, la inconstancia. 
.
Calmar la mente a través de la respiración, del enfoque en algún objeto, como por ejemplo una vela, nos predispone para transitar la interiorización que nos propone la naturaleza en estos meses.
.
En esta época las prácticas de yoga que favorecen a nuestro organismo son las que nos ayudan a generar calor interno, porque lo vamos a necesitar! Ideal es la secuencia de saludos al sol, también posturas de pie como las de Virabhadrasanas, Ardha Trikonasana, las invertidas o Navasana. Es importante mantener un ritmo lento seguido de posturas de descanso que favorezcan la introspección y el enraizamiento.
.
La elegida para este mes de Julio es Navasana, que trabaja directamente activando nuestro fuego interno. Con Navasana, aprendemos a acumular energía y así poder activarla cuando la necesitemos. Esta postura trabaja con toda la musculatura abdominal. El abdomen es el centro de nuestro ser, donde se acumulan todas las energías, donde reside nuestra fuerza de voluntad, nuestro fuego interno!
.
Significado
En sanscrito nava es Nave, Barco.
.
Técnica
-Sentadxs en el piso con piernas estiradas hacia adelante (con las manos tomar los glúteos y llevarlos hacia atrás para el buen apoyo  de los isquiones)
-Flexionar piernas, y con pies apoyados en el piso, llevar el tronco hacia atrás hasta los 45º, sosteniendo desde la fuerza abdominal.
– Buscar equilibrio en los isquiones y elevar las piernas a 60º, hasta estirarlas. 
-Mantener los pies en punta, con dedos hacia el techo.
– Elevar los brazos rectos, a los lados del cuerpo.
-Procurar no contraer los hombros ni el cuello.
– El peso del cuerpo descansa sobre los isquiones.
.
Beneficios
– Regulariza las funciones digestivas, sobre todo las del estómago.
– Descongestiona los órganos de la zona pélvica
– Estimula la evacuación, y en particular la emisión de orina.
– Evita la hinchazón abdominal, combatiendo la aerofagia.
– Fortalece el raquis, sobre todo a nivel lumbar.
mejor la capacidad de concentración y atención ya que es una postura de equilibrio.
.

Contraindicaciones

– Menstruación
– Embarazo
– Dolor lumbar
– Dolor de cabeza
.
Variantes
– Dejar las piernas flexionadas con los pies en el piso. De esta manera solo está inclinada la espalda en 45º; la fuerza abdominal es menor.
– Con soga: pasar la soga por los metatarsos para ir estirando las piernas hasta donde se pueda (cuidar que no se hunda el pecho)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *